Reserva de la Biosfera de Urdaibai

reserva

La comarca de Busturialdea está formada por 20 municipios que componen un espacio natural único. Una joya natural en el corazón de Bizkaia con una extraordinaria diversidad paisajística y ecológica.

Por su importancia y conservación, ha sido declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Esta zona húmeda alberga un valioso tesoro biológico donde se dan cita numerosos ecosistemas y se agrupan comunidades particulares de fauna y vegetación con especies muy relevantes.

Ruta de la Reserva de la Biosfera

Para mayor conocimiento de nuestra Reserva de la Biosfera y sus valores naturales, te animamos a realizar la Ruta de la Reserva de la Biosfera. Esta ruta te llevará a visitar los cuatro ecosistemas principales de la comarca mediante un recorrido diseñado e interpretado con paneles informativos en cada uno de los puntos elegidos.

A - El Encinar Cantábrico

Punto de observación: Ermita de San Pedro de Atxarre. Una magnífica atalaya sobre la ría y el encinar situada en la cima del monte Atxarre de 312 m. de altitud.

Para subir a la Ermita podemos acceder en automóvil desde la carretera de Ibarrangelu al barrio de Akorda. Desde aquí seguimos, a pié, el sendero cruzando el encinar y, en unos 20 minutos, llegamos a la Atalaya De sus especies botánicas destacan las enredaderas: zarzaparrilla, nueza negra, hiedra, rubia peregrina, zarzamora y madreselva. Especies que hacen frente a la escasez de agua con extensas raíces y hojas pequeñas y coriáceas capaces de retener la humedad mediante la regulación de sus estomas.

La fauna es muy diversa en el refugio que crea su estructura cerrada y espesa. Grandes mamíferos en peligro de extinción, como el gato montes, y otros más abundantes como el jabalí, la gineta, la garduña o el tejón.

En la plataforma, abarcamos una panorámica de 360º sobre territorio de la Reserva de la Biosfera:

Hacia el Norte, el Estuario de la Ría, presidido por la isla de Izaro, la costa y el mar abierto. Y el encinar de Akorda y Ogoño.

Al Oeste, el encinar cantábrico en Atxapunte, Busturia y en el macizo de Burretxagane. La Ría de Mundaka, sus arenales, canales y marismas. Y los montes Sollube y Garbola.

Hacía el Sur, la gran masa de encinar, la sierra y el bosque. Los montes Muruaga, Gantzuri y Armendua, refugio óptimo para la fauna salvaje.

B - Campiña y Bosque Atlántico

Punto de observación: Campas de Axpe-Busturia

El acceso al punto de observación es cómodo y fácil y puede hacerse en coche desde la carretera de Gernika-Bermeo. Al llegar a Busturia y pasado el barrio de Axpe, se entra por la carretera de la playa de San Antonio.

Aquí, en el parking habilitado junto al acceso a la playa, dejaremos el coche para recorrer a pié los últimos 200 m. hasta punto. Una vez en las campas de Axpe, la vista es amplia y despejada.

La campiña atlántica en Busturialdea es un ecosistema creado por la intervención humana sobre el medio. Un entorno natural constituido por un mosaico de prados, cultivos y pequeñas formaciones boscosas, con presencia de caseríos tradicionales de relevancia histórica y económica. Uno de los paisajes más representativos del País Vasco.

Desde hace siglos, el habitante de la región ha ido modificando este espacio, en armonía con la naturaleza, para el aprovechamiento agrario y ganadero, con la consecuente y progresiva reducción del bosque húmedo nativo.

Las franjas de bosque mixto atlántico crean un microclima que intensifica el grado de humedad y reduce la oscilación térmica. Están dominadas por el roble y, en menor medida, el castaño, el fresno y algunas rosáceas.

En la campiña, ha convivido con el ser humano una variada fauna con grandes mamíferos, como el zorro o el corzo, aves como las golondrinas y tordos y una gran variedad de reptiles y pequeños mamíferos.

C - Marisma

Punto de observación: Arenal de San Cristóbal-Busturia

En Urdaibai hay en la actualidad unas 600 Ha. de marismas. La acción de las mareas, dota a este ecosistema de un gran atractivo para su observación por su paisaje cambiante.

El acceso al punto de observación es cómodo y fácil por la carretera Gernika- Bermeo. Al llegar al cruce, en el barrio de San Cristóbal de Busturia, se gira a la derecha hasta la estación de tren. Aparcamos y cruzando las vías, seguimos el sendero marcado en el arenal.

En el Arenal el visitante tiene una magnífica visión de las marismas, inmerso en este ecosistema. Se aprecian bien las influencias, mareal y fluvial; y el límite y las zonas de transición entre arenales y fangales.

La flora dominante se agrupa dibujando el paisaje: verde oscuro de los juncales, verde claro de las masas de  verdolaga y los altos muros vegetales que marcan los carrizales.

El lugar resulta especialmente adecuado para la observación de las aves que utilizan la marisma como refugio. Es habitual ver zarapitos reales, garzas reales, garcetas, ánsares o gansos y diversos tipos de patos.

Ocasionalmente, hacen un alto en estos humedales, espátulas, cisnes o águilas pescadoras.

En este entorno aparentemente virgen, la mirada experta descubre prácticas seculares del hombre que, construidas con sabiduría y respeto al medio, han conformado un paisaje con multitud de matices. Antiguos diques  de piedra y barro (munas), estructuras para compuertas, zonas semidesecadas para pastos (polders) y canalizaciones para antiguos molinos.

D - Mar Abierto

Punto de Observación: Cabo Matxitxako

Los acantilados costeros vascos tienen un elevado interés paisajístico y natural en sus dos ecosistemas: el litoral y los fondos marinos.

La atalaya del faro viejo del Cabo Matxitxako tiene un punto de vista excepcional del litoral y es inmejorable para escudriñar el mar y su fauna extraordinariamente rica.

El lugar es fácilmente accesible en coche por la BI-4203 entre Bermeo a Bakio. Dispone de parking.

Fondos Marinos

En este lugar se pueden avistar delfines y, en algunas ocasiones, ballenas. La costa submarina con grandes rocas, grietas, cuevas y oquedades, ofrecen refugio a numerosas especies animales y posee a escasos metros de profundidad una riqueza en flora y fauna difícil de encontrar en otros mares. Caracolillos, lapas, ostras, pulpos o sepias. Quisquilla, percebes, bogavante y cangrejo de mar o karramarro. Y lubinas, Mujarras, Berdel, Txitxarro y salmonete.

Litoral

Este es el entorno ideal para explicar y comprender la vida del acantilado. Las colonias de aves como el paiño común y el cormorán moñudo descansan o nidifican en el acantilado y en la cercana isla de Aketz.

En la costa éste, el gran acantilado del cabo Ogoño sirve de refugio a cormoranes, paíños y gaviotas. En su parte

superior, el encinar cantábrico con especies botánicas como el acebuche –variedad silvestre del olivo–.

Y la costa oeste forma una ensenada en la que destacan los islotes de Akatz y San Juan de Gaztelugatxe. Un área declarada Biotopo Marino Protegido y de extraordinaria riqueza biológica.

Dejar comentario

  • CONTACTO

    Email: turismo@urremendi.org
    Tlf. 946 257 609

  • logo_urremendi
  • bizkaia_logo
  • euskadi_logo
  • gobierno_vascologo
  • logo_diputacion_foral_bizkaia

SÍGUENOS EN

  • facebook